24.3.09

Entro a la peluquería... "a la de la chica que te quedaste mirando". Sí, a esa. Entro, me siento, actúo ligera, tranquila, divertida.
Le hablo, le pregunto algunas cosas, bromeo con ella.
Ella se ríe, tiene veintiseis años, estudia cocina.
Tú tambien cortas el cabello - le pregunto - Corto cabellos, frutas, verduras... Me río. Nos sentamos, me mira. Sé que me mira.
Alguien pregunta mi nombre, él le dice mi nombre, me averguenzo.
Ella lo repite, tres veces. Yo no le pregunté el suyo.
Salí riéndome, pensando que mi nuevo corte de cabello me queda bastante bien.
Pensaba en que de cerca quizás no es la mujer* más bella, pero tiene un atractivo demasiado fuerte.
Y no le pregunté su nombre.

No hay comentarios: