22.3.09

Me despierto recordando una pesadilla. Escucho en la tele a aquellos políticos con demasiada frescura como para presentarse dos anios antes de las elecciones a decir que necesitan cinco anios más para demostrar que son realmente buenos.
Me despierto y entro a buscar qué significaron mis suenios de anoche... ninguno me da alivio, robos = muerte, aviones cayendo = muerte.
En fin.
Anoche dormí más tarde de lo pensado, durante los diez primeros minutos de tratar de conseguir el suenio, pensaba en muchas cosas que podrían hacerme interesante. Y, claro, tambien pensaba en ¿por qué ser interesante?
Pensaba en: no quiero pensar, no pienses, shhh, duerme, duerme, duerme. Ok! pero callate!
Él me distrae, siempre me distrae, yo tengo que calmarlo, hacerlo reír, o moverme hasta su lugar a darle un beso.
Todo me distrae, me doy cuenta que no puedo escribir. Algo ha roto la disposición que tenía.

No hay comentarios: