7.4.09

Dependiendo del día a Magdalena le gustaba salir a la calle a sentir el frío en la piel. Le gustaba perderse en las copas de los árboles imaginando que algún día, sin pensarlo tanto, le saldrían alas y se escaparía de la vida real.

No hay comentarios: