19.5.09

the X effect

En mi caso, le podría llamar también el efecto yo-yo: Ese tipo de relaciones que siempre acaban, pero siempre vuelven a empezar.

Todos regresan y ninguno tiene consideración con el anterior o con el que sigue, mucho menos conmigo, que siempre me quedo en un intermedio desconocido. A ninguno de ellos les importa si cuando regresen me van a destruir un poco la estabilidad que con mucho esfuerzo me encargo de maquillar cada vez que alguien (más) se va.

Estoy aprovechando mis pocos minutos de sensatez del día como para decirme a mi misma que si regresan (o si se van) es porque siempre yo les regalo las llaves de todas las puertas de mi casa.

Tampoco quiere decir que al terminar una relación tenga que cambiar de número de teléfono o mudarme o desaparecer de mi circulo social... aunque debo admitir que en varias oportunidades lo he hecho. Entonces, ¿cuál es el error?

No hay comentarios: