1.8.09

Detente, Magdalena. Basta ya de pensar en imposibles, basta de creer que ves cosas que nadie más ve, basta de poner caricias en sus palabras y palabras en sus miradas. No existe.

Y no intentes decirme que no tengo razón, porque te vi, te vi intentando sutiles formas de llamar su atención, te vi esperando alguna reacción de su parte.

Lo siento, Eme, pero tú mejor que nadie, sabes que no hay opción, que cualquier regalo que él te de es sólo un regalo para él mismo, y yo sé mucho mejor que tú, que mueres de ganas de perder en este juego.

2 comentarios:

my life dijo...

No sé si serán ganas de perder, pero si cansancio de pelear...
me gusto tu escrito

volvi a privatizar el blog..cualquier cosa yaestoymuerta@gmail.com

Veruka dijo...

Lo siento, no puedo evitarlo.
Es mi naturaleza.