5.8.09

Es una desgracia tenerte tan cerca, tan visible. Es que no puedo evitar mis celos, no puedo evitar morderme las uñas con cierta impotencia al verte paseando tus dedos por esa espalda que no es mía, verte paseando tus labios por su cuerpo en cada esquina. Tus labios, que sólo conozco de los sueños.

Es que quisiera a veces tenerte lejos, perderte en la distancia y que nada me distraiga, que nada me obligue a querer atarte a mi cuerpo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es increíble lo bonito que escribes, de verdad, jamas pierdes esa esencia que por única vez , me llama tanto la atención y me pega a leer y leer todo lo que escribes, tratando de visualizar lo que cuentas, felicitaciones y quiza solo digas : es lo que vivo, pero que bonito lo cuentas.

Yannice.