29.8.09

Mientras duermes II

Buenas noches, Magdalena.

Te ha despertado un mal sueño, te he visto soñando y sin embargo he dejado que los demonioz se metan en tu cama, que se acurruquen a tu lado y te hagan sentir así.

Verte dormida, nunca fue un placer o quizás podría describirlo más como una vocación, como una convicción, quizás. Verte dormida es estar alerta, tan cerca del paraíso, pero sin sacar los pies de la tierra, porque la que está sobre la cama eres tú. La que sacude recuerdos hasta mientras duerme, eres tú.

Qué viste hoy, Eme? Lo viste a él? Te viste a ti desde fuera? Qué te hizo llorar esta noche? Tan vivo el día, tan pequeña la noche, tan húmeda tu almohada.


Despierta, Magdalena, despierta. Mira la calle, encuentrate conmigo, buscame en las manos de alguien que te desee, piensa en mi, baila por mi.

Date cuenta que su amor no te desea y su deseo no se parece al amor que tú le tienes. Date cuenta que estás anocheciendo y pronto no habrán nuevos días.




No hay comentarios: