19.9.09

Cuando me prometes no gritar más, yo te creo. Cuando me juras que no volverás a poner la vista arriba y ahí mismo el ímpetu incontrolable, yo te creo.

Cuando tus puños se estrellan contra la pared, ofreciendo tu palabra de hombre y un par de disculpas por los morados de mi piel, yo te creo.

Te creo cada vez que lo dices - y no han sido pocas - te creo.

Cuando se te apaga la voz o la paciencia, cuando tus ojos se enrojecen con ira, cuando veo tus manos palpitando, cuando la luz te abandona, yo te creo.


Cuando este nudo me aprieta mucho más que la garganta, cuando el temblor de mis piernas me tienta a caer, cuando el deseo de no estar se convierte en una nube sobre mi... entonces, temo creerte otra vez.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta como escribis, como te expresas :) de verdad tu blog es genial ver :)


un besito enorme nenaaa,
}agos.

Ella dijo...

Yo no temo creerte y sé que me crees, lo que me preocupa es que no lo sepa todo. Siempre ahí para tí, creeme :)

angel21mbp dijo...

uhm que triste lo del abuso!! Uhm, muy bueno lo que escribes y ya te lo había dicho, pero espero que no sea tu caso!!

Nena te regalé unos premios en mi blog!!