7.9.09

Si me lo preguntas, llamas la atención. Tienes una demencia exageradamente encantadora, tienes cierta inteligencia urbana que te hace adora moderadamente adorable.

Si me lo preguntas, tienes esa actitud de eterno distraído que me hace voltear la vista y poner los ojos fijos en ti. Tienes el porte del príncipe de alguno de mis cuentos, tienes manos suaves, suaves labios.

Por si quieres saberlo, tienes un par de ojos que colman de nervios mi amalgamado corazón. Tienes casi nada de inocencia que se desborda mezclada entre tus deseos más vulgares.

Tienes, sólo si me lo preguntas, manías deliciosas que he enumerado cruelmente (para mi).

Y también, tienes esa molestísima actitud altanera que me desquicia y me hace desearte mucho, de a pocos a veces, siempre mucho.



Súmale a todo eso el perfume delicioso que te viste.

No hay comentarios: