12.9.09

Y ahora, cuando sea más tarde o mañana -o el último día de mi vida- y los vecinos al verte te digan que estuve preguntando por ti, no les creas. No les digas nada. Sólo llega a casa, a donde te estaba esperando y cree lo que yo te diga. Que quizás, sin mucha precisión, sea: Que anduve regando flores en todos los jardines, que anduve, yo, deshojando arboles, que fui a llevarle dulces a los lobos y que me gustó.

Quizás esa sea la verdad y los vecinos te mientan, porque ellos sólo pueden ver lo que yo dejo ver.

Ahora, cuando sea más tarde o mañana y quizás te dignes llegar a casa, no me creas cuando me veas empapada en llanto, abrazada a la almohada, ahorcando al teléfono. No me creas si te digo que te extraño.

Si llegas más tarde, o mañana, quizás me encuentres y quizás sea el último día de mi vida.

O quizás sólo te esté mintiendo aquí también.

1 comentario:

angel21mbp dijo...

Hola nena!!! Jaja sabes, no sabía que se podía comentar, no encontraba donde pero te he leído desde hace unos días... Los otros blogs requieren invitación...

Me gusta mucho esto que escribiste... No sé como describirlo porque es bastante nuevo para mí, eso de disfrazar emociones... Yo soy más bien directa!! jeje... Pero me gustó la forma de redactarlo que no fuese tan meláncólico hasta llegar a lo del llanto... Muy bueno!!

Un beso nena... ya te estoy siguiendo...