11.11.09

La misma lágrima.


Todo está bien, Eme. Todo estaba marchando bien. Es como cuando te haces una herida, la atiendes una vez, dejas que el tiempo la haga cicatrizar. Si la tocas, si la mueves, vuelve a abrirse. Si te hieres otra vez en el mismo lugar, ¿qué crees que pase?

Pero ahí estás otra vez, otra vez y otra vez. ¿Cuántas veces más, Magdalena? ¿cuántas lágrimas más, cuántos otros vasos rotos?

Y sí, claro; te vi reír, inmaculada. Con una aureola de paz, armonizando tus movimientos al ritmo de su voz, te vi sosegada. En la paz de tu cama que no estaba vacía porque su voz no dejaba espacio ni para el viento, que no se atrevía a retarlo y tocarte los cabellos.

Y dime, luego ¿qué pasó? Se subió nuevamente sobre ti, te marcó la piel, te sopló los retazos que te quedan de corazón y llenó tu almohada de lluvia. Y ¿qué hiciste tú? Te quedaste tontamente esperando que se arrepienta. Mientras que ya no quedaba nada de ti, mientras que te ahogabas en tu tonto llanto. Te quedaste tonta, muy tonta, transformando sus palabras.

Aprende Magdalena a decir "no". Aprende a decírselo a él, a gritarle "no" en la cara, en los labios, en las manos. Aprende a decirte "no" a ti misma cuando te desesperas por un poco de amor, cuando te olvidas de ti por ir tras él, cuando lo único que te calma es la sonrisa que él te dibuja.

Va a ser una vez más quizás mañana o quizás cualquier otro día. Y en ese momento, yo también voy a tener que curarte las heridas y limpiarte el rostro, yo también voy a tener que recoger tu alma del infierno y ayudarte a componerla pedazo por pedazo, pero así tenga que hacerlo mil veces cada día, no puedo no decirte lo mucho que me duele verte empapada en pena después de su partida.

Y tú vas a volver a dejar la culpa en la puerta de su casa. Y luego, vas a recordar lo mucho que lo necesitas y vas a recogerla y a dejar un pedazo de tu piel en cambio.

Y él, va a venir días después a llenarte las noches de dudas, va a regalarte suspiros y caricias y se va a marcar otra vez en tu piel. Y otra vez me verás a mi coleccionando con esmero tus mariposas muertas.

¿Y si le dices que no vuelva más? Si le dices que tienes a alguien, que quieres respirar, que quieres vivir. ¿sabes qué te va a decir? Va a monologar mirando hacia el frente, va a darte un par de recetas baratas de filosofía de bolsillo con la mano derecha haciendo círculos en el aire y te va a confundir te vas a dejar confundir. Te va a decir lo mucho que desea tu cuerpo en su cama, te dirá que no se puede resistir a tus encantos, te dirá que tu aroma se le hace un vicio. Y ¿quién sabe? Quizás sea cierto. Aunque realmente, a ti te daría igual que el te diga eso o que simplemente te diga que no soporta verte, ni siquiera escuchar tu voz. Para ti sería música, sonido marino, ocaso perfecto.

Entonces, Eme, ¿qué me queda a mi? ¿Servir de paño de lágrimas? ¿de pared? ¿de saco de box? ¿Qué me queda, además de mi propio odio?

Me queda seguir tomándote la mano cuando él no llega por las noches, me queda calmar tu ira, cuando el tiempo se le acaba... y todas esas otras aquellas cosas que he hecho hasta ahora.





Todo porque sé que nunca llegará el día en que se vaya por completo. En que acabe de irse y se lleve todas las marcas de tu piel.

5 comentarios:

Ella dijo...

VIENES A MI CASA Y TIENES LA OSADÍA DE REVENTAR TODOS LOS VIDRIOS? QUÉ ES LO QUE TE AFECTA? ACASO HE HABLADO DE TI? HE DICHO TU NOMBRE EN VOZ ALTA? PARA "SUFRIR" TENGO MOTIVOS DE SOBRA, NO NECESITO CONVERTIRTE MENTALMENTE EN UNO MÁS...

EL MARKETING ME LO PASO POR LAS BOLAS, PORQUE COMO VES, ESTA MIERDA ES SOLO MÍA.

TENDRÍAS QUE ESTAR UN MINUTO AQUÍ. UN MINUTO PARA DARTE CUENTA DE TODO LO QUE ACABAS DE HACER.

prisionero #12 dijo...

me ha gustado muchísimo
Es difícil decir no... y más sabiendo que esa persona siempre estará ahí...

Ignacio Reiva dijo...

Querida amiga, sólo se aprende de las heridas que no cicatrizan nunca. Un gran beso.

Ayelen Fernandez Esker dijo...

¿Y quién es aquél que consuela a la joven que sufre por "amor"? ¿no es acaso alguien que sufre de igual modo por ella? Supongo que es la misma historia desde una y otra perspectiva. Me gustó mucho, y tal vez a todos nos ocurra una situación similar alguna vez.
Besoss

Exploosiivaa dijo...

ay sos hermosa, y hermoso es lo que escribis! no me canse de leerlo ni un instante y es facil cansarme, Un beso :)