29.12.09

Judas acaba de ser padre. Seis hermosos mininos, todos negros. Me sorprende que esté vivo, que se siente a mi lado fumando un cigarrillo y me cuente la aventura. Me cuenta orgulloso de su hembra, de sus negros sinónimos mínimos. Lo siento maduro, grande. Si Judas fuera un hombre, sería yo, en masculino. Quizás hasta sea mi hombre. De los que no se dan por vencidos, de los que saben desde antes de ver, qué quieren. De los que luchan con garras y dientes por su elección.

A Judas no le molesta el humo de mi voz, ni las marcas que el también hizo en mi piel. Judas escucha, paciente, armonioso, mis latidos. Y vaya que los conoce.

Me siento al filo de la ventana y Judas no teme, se frota en mis tobillos y me pide que le cuente más.

Yo miro en sus ojos, el me habla del resto. Me cuenta que todos ellos son bestias de piel salada. Sabe que me entrego fácil y sabe qué decir cuando siento este vacío.

Esta noche me ha contado de alguien que conozco, ha dejado primero que le muestre un par de fotos y suavemente, con un ronroneo impecable, me ha dado el veredicto.

"Lo que te mata no es un NO, lo que te mata es no saber si sí o no"

Judas, el gin entona tu voz y la hace poderosa. La hace inmensa entre el barullo de mis voces. Te da la razón.

Y le cuento que yo no quiero un sí, aunque quizás tampoco quiera un no, sólo quiero saber. Y saber que la confianza no ha sido en vano.

Sabiamente me confiesa mis secretos. Yo ya no estoy para lamer a todos, en estos tiempos, ya sé con la mirada, quién tiene brillo espacial en el pecho y quién me abrazará sin que lo pida.

Pero, Judas, tú sabes cómo soy. Soy sólo un cuerpo entercado en las ansias de buscar. Y, tal como tú, soy un felino decidido a darme contra las paredes y a arañarme el cuerpo entero por encontrar.

Finalmente, se va.

Sale por la misma ventana por la que entra cada noche. Me mira con sus ojos negros y todo su cuerpo negro se desvanece alumbrado sólo por la luna llena.

Mi cigarrillo le hace sombra.

Lo apago. Me voy tras el.

2 comentarios:

agos dijo...

por dios ver como escribis! tenes un don mujer, aprovechalo porque no todo el mundo lo tiene :)
amo amo amo tu blog, tus escritos me llegan al alma y me hacen sentir!

teqieromuchisimo :)

prisionero #12 dijo...

Encantador.. hasta podía sentir el humo de tu voz mientras lo leía... Judas llegó y escapó como un gato negro