18.2.10

Yo quería ser algo.

Cualquier cosa, lo que sea que te guste a ti. Lo que sea que te haga feliz, que te haga sonreír, que te obligue a quedarte mirándome fijo.

Yo podría haber sido algo, cualquier cosa que quisieras mantener entre tus manos, que acaricies, que reconozcas, cualquier cosa que no quieras desechar.


Algo que te guste, algo de lo que te sientas orgulloso, algo tuyo.


Pero todo aquí está muy desordenado y yo lo entiendo, entiendo que no hayas querido venir, que hayas dejado que me vuelva cenizas de un recuerdo y que el viento me aleje para siempre.

Yo entiendo que el caos no va contigo, que no es lo tuyo armar y desarmar, pedir y desvivirte, yo lo sé. Nada de lo mío tiene relación contigo.


Todo está de cabeza.


Y me duelen las manos de tanto andar.

No hay comentarios: