28.4.10

Yo le dejo cartas por todos lados. Le lleno el buró con notitas de amor llenas de colores. Le cuelgo bocas rojas en todos los espejos. Le dejo mi perfume en las almohadas.



Y él no lo nota.



Todos mis intentos se le hacen invisibles.



Mientras más le doy, más se aleja. Más me teme.




Mientras más le entrego, más me huye. Le ruego, le suplico. Se escabulle, se me escapa.




Escribo todas las noches en su nombre y el nunca llega.






Le pongo su sabor a labios ajenos.






Lo espero.




Te estoy esperando.




Sé que me lees... una palabra tuya bastará para matarme sanarme.

No hay comentarios: