25.5.10

Collage

No viene la noche oscura,
ni tus ojos color noche,
ni tus cabellos oscuros.
No viene la calma, voz de ángel,
ni tu voz por el teléfono,
ni tu sonrisa de ángel- guardián del abismo.
Esta soy yo, desnuda o en harapos. Soy aquella muñeca de papel con la que puedes jugar a tu antojo. Dobla mi orgullo y arruga mi corazón, lee cada línea de mi cuerpo a ver si logras encontrarte en alguna.

Y luego me verás bañada en lágrimas hasta eventualmente no ser más de papel, no ser más esa muñeca o este cuerpo. No ser nada.


Mientras tanto, bailo y brinco para ti, te doy sonrisas, te doy caricias. En silencio amputo mis miedos, mi cuerpo de papel, unidimensional. Cuando no me quieres ver, me escondo entre las hojas de algún libro viejo, hasta que quieras venir a buscarme y yo tenga listas más caricias, más sonrisas.

No te tardes, esta extraña prisa me consume. Prisa por llegar y poder aferrarme a ti, perder mi razón en las esquinas de tu cuerpo divino.

Sólo quiero empezar a dibujarte mariposas en las manos, para cuando toques las mías no sientas todas las noches en las que mi cama fría fue mi verdugo de colores.

Y si la noche cae sobre tu cama y te atrapa pensando en mi; ahuyéntala, destruye su centro y su oscuridad, que no te encuentre nadie pensando en mi, que nunca nadie escuche mi nombre en tu voz.


Quiero pasar desapercibida, quiero llegar a tu lado y no despertar.

1 comentario:

Madame JuJu dijo...

veronika
te admiro por como escribis
SABELO