1.6.10

Lo que soy es una eterna pasajera de un tren que no sabe a dónde va.

Me levanto temprano, me maquillo y me acicalo. Una, dos, tres veces; hasta sentir que te gustaré o acercarme a ello. Salgo de casa, paraguas en mano, lloverá esta tarde, como todas las tardes de verano, porque voy a verte; porque me acerco a ti.

Me subo delicada a tus vagones, me deslizo, danzo, levito. Estoy dentro tuyo y soy feliz. Y tú no sabes hacia dónde vas.

Y yo me encojo, como una niña pequeña, como un cachorro tímido. Me hago chiquita y no por miedo a no saber a dónde me llevas, sino para aliviarte la carga, para que no quieras ir dejando mis maletas por la ruta.

Tú me dejas subir en tu tren, entera, paraguas, maletas, sombrero, zapatitos de tacón; me dejas subir con una bienvenida elegantísima. Soy una princesa ascendiendo a su trono. Tú eres un lugar cálido, eres perfección, eres la compleja solución a la duda. Ah!, no. En verdad no, porque no sabes a dónde vas. Y porque me llevas a mi adentro.

Y si te descarrilas, yo me voy contigo. Porque no tengo opción, porque estoy dentro tuyo. Pero también porque quiero. Quiero ir a donde vayas, mientras quieras llevarme. Y si no quieres insistiré un poco, pero por ahora no te contaré de eso, porque estoy asustada. Porque no sabes a dónde vas.

Me sigues llevando, dulcemente, me cobijas, me acomodas en tus curvas, me ajustas en tus brazos, hermoso, asesino.

Pero no sabes a dónde vas.

Y además el viaje va a terminar pronto y tú tendrás que retroceder todos nuestros pasos para volver a casa, ahí no soy bienvenida, esa no es mi casa, es tu casa y la de alguien más. Y yo al bajar de ti, no sé hacia dónde ir, pero el mareo dura poco, porque otro día vuelves y me vuelves a llevar y yo no sé por qué me paso tanto tiempo viajando en círculos contigo.

Yo me sé el camino de memoria, porque he andado mil quinientas veces por aquí, porque tú puedes tener más años, pero yo sé más que tú. Pero no te digo nada, porque sea a donde sea, quiero ir contigo.

Quiero ir contigo... a olvidarme de lo que sé.

1 comentario:

Veruka dijo...

Es fácil subirse a mis vagones, lo difícil es resistir los sacudones (8)


Erica García - Es difícil amor.mp3