10.6.10

Te negaré tres veces

Ya no te quiero.

Eso. Justamente eso es lo que me molesta de ti. Te he amado demasiado, todo lo que hacías me encantaba, me encandilaba. Para cada paso que dabas me tenías a mi, alentándote, retándote sutilmente para seguir, poniendo mi piel en el terreno áspero para que no sientas molestia alguna. Siempre.

Ya no te quiero más.

Y de verdad te digo, todo lo que hice fue para llamar tu atención. Mis sonrisas eran para tus risas, mis besos para tus abrazos, mi llanto para tu grito. Todo era para ti. Y con tanta entrega, era inevitable que sienta tu hostilidad, tu hartazgo. Lo sentí y me dolió y me sigue doliendo.

Yo ya no te quiero más, nunca más.

Desde ahora, tendré que inventar las respuestas para cuando la falta de sueño me pregunte por ti. Para cuando mis manos frías busquen las tuyas y en su espacio encuentren algo tan frío como tu distancia. Tendré que sonreír cuando me hablen de ti, morderme los labios y evitar salir corriendo a buscarte.


Te negaré cuantas veces sea necesario, porque la noche nos ha dejado huérfanas de amor y no dejo de extrañarte en cada canción.