15.7.10

el me sonríe.

Eme enciende el primer cigarrillo después de una semana de haber decidido dejarlo. A él y al tabaco. Se recuesta al borde del balcón y deja sus piernas descubiertas, por donde se cuela el frío de Lima. -"En Lima y en invierno..." -repite en voz baja parte de una de esas muchas cartas de amor que jamás entregó.

Una lágrima en coro con la primera pitada. Piensa en él, piensa en no pensarlo. Piensa en que lo extraña sólo cuando piensa en el. -"Y ya casi no pienso en ti"- exhala. La lágrima quebrándole la voz.

El cielo sobre su cabeza luce pálido, hace demasiado frío y sus piernas siguen dibujando cuerdas por las que ella cree que alguien subirá para rescatarla.

Una pitada más, Eme imagina que alguien está imaginándola. Fondo musical, de vestuario una sonrisa. Ella sonríe. Piensa en que hay alguien pensando en ella.


Eme enciende otro cigarrillo. La noche no se acaba nunca y todos sus pensamientos se pelean a los golpes dejándola a ella con los ojos morados.

No hay comentarios: