2.7.10

Eme dice:

A veces quisiera arrancarme la cabeza, ponerla a un lado, sacar todos los pensamientos y volver a ponerla en su sitio. Golpear todos esos pensamientos hasta deshacerlos, hasta destrozarlos, acabarlos. Acabaría contigo, si pudiera.

Algunas veces quiero arrancarme el corazón, pedirle perdón, componerlo, ayudarlo. Darle un beso y ponerlo en su sitio otra vez, limpio, puro, nuevo.

Quisiera poder tener control. Tener el mismo control que creo que tú tienes sobre mi. Quisiera poder decir y hacer lo que digo, pensar y decir y hacer lo que pienso. Quisiera. Pero nada de lo que quiero es lo que tengo, sabes? Porque segundos después, mi mente está en otro lugar, o estoy llena de llanto o estoy llena de risas o estoy al borde de un precipicio o estoy inundada en pastillas. Y sin embargo tú sigues ahí. Siempre.

Y no eres tú, sino esa idea que yo tengo de ti, eres algo que yo dibujé, mi obra maestra, eres todo lo que quise, por lo que me abandoné. Y quiero escapar y me olvidé la forma. Y ya no sé más.

La cama es fría y estas paredes no saben de silencios. Estoy atorada entre la irrealidad y la realidad que dejé que me inventaran.

Te odio, lo odio, me odio.

No hay comentarios: