25.8.10

Pienso en ti.

Huyo. Necesito explotar, necesito arrancarme la cabeza. Estoy mareada, doy vueltas para poder mantenerme en algo, para que algún sentimiento me dure más de dos minutos, doy vueltas cada vez más fuerte, quisiera que se acabe. Quisiera no pensar en ti.

Necesito irme, cualquier lugar en el que no estés será el indicado. Pero, alto ahí, estás en todos lados. No puedo irme, estás en todos lados.

Así no puedo estar, escapando de todos los rincones porque, donde construya mi casa; ahí estás. Entonces, no soy yo la que se tiene que ir.

Pero, ¿cómo podría exigirte que te vayas si no estoy segura si quiera de que existas?

No hay comentarios: