20.9.11

Una grieta en la represa

Admitir el miedo es abrir una grieta en la represa. Tolerar el dolor es abrir una grieta en la represa. El miedo es líquido, el dolor es líquido. La más mínima grieta en la represa puede significar la inmediata destrucción de lo que nos rodee.

Tu amor es agua, tus deseos son agua; y estás desesperadamente golpeando las paredes de mi represa, martillando sus costados como si quisieras desbordarte en mi vida, como si no vieras la alarma inminente en la inundación. 

Soy agua, soy peligro. Una grieta en mi represa significará que te ahogaré a pesar de tus esfuerzos por mantenerte respirándome.

Y sabiéndolo, sigues arañándome la espalda.

No hay comentarios: