29.7.12

3:35



Hay cosas que lucen mal desde el principio; lamentablemente, esta no era una de esas. Esa debe ser la razón por la que es tan difícil encontrar la solución, una solución que además, paradójicamente, tengo en la punta de la lengua y que seguramente las dos caras de cualquier moneda confirmaría.

Estoy raspando piedras para encontrar agua para regar tus flores y tú llegas con una sonrisa a medias y arrancas los botones para lanzarlos al viento y verlos caer, esperando que retumben. Son solo botones, de nada más que flores, alimentadas de poco más que agua. Poco más que agua de piedras que tengo guardadas, con tiempo que le robo a relojes detenidos, con maneras delicadas que no invierto en nada más. Llegas, arrancas, rompes y te ríes sin sentido y dices que la solución debe ser inminente y yo no entiendo hacia dónde debo disparar.

O quizás entiendo y soy yo la que está haciendo todo al revés, la que piensa que mi labor es regar tus flores para que crezcan hermosas y puedas arrancarlas y deshojarlas pensando en un gran amor que no existe. Quizás.

O quizás simplemente estoy delirando un domingo cualquiera en madrugada porque eres tú el tema del mes con el que me toca encontrarme nuevamente con estas letras que no sé ni para qué derramo.





'Till I find somebody new

No hay comentarios: