10.10.12

Serenata

Las calles se llenan de frío porque tu nombre se acerca. Se acerca el ruido inconsolable de tu voz y el frío cala en mis paredes.

No sabrás que canto por ti, por tus recuerdos, por las marcas que dejaste en mi cuerpo o por aquella vez que me leíste la palma de la mano. Sabrás de mí simplemente que te extraño, que espero tener la oportunidad de verte a la cara y temblar de pies a cabeza.

Todos dicen que me aleje, que no le apueste mi última vida a tu desprecio. Dicen que podrías partirme los huesos y seguro que sí y seguro que yo sonreiría. Lo que diga yo, no importa, porque me voy a desdecir y voy a deshojar mis palabras esperando que me quieras.

Tu nombre se acerca porque yo te invoco. Pero quizás no es tu nombre sino el eco de mi voz gritándolo, es la necesidad disfrazada de locura, o aliada a ella.

Te voy a buscar porque lo necesito. Porque tengo que terminar de leer el cuento que quieres borrar de todos los rincones en los que me amaste.





No hay comentarios: