5.2.13

Je joue


Al borde de mi cama se sientan el insomnio y el cansancio a jugar con mis cartas. Hago gritos de guerra para que alguien me salve del sueño que no llega pero por el contrario, llegan fantasmas que me despiertan más. 



Dentro de la cama, estás tú, y todos los demás, también. 



Es fácil convertirse en la dueña de un corazón ajeno dentro de una cama vacía, subiendo y bajando enredada en el calor de mi propio cuerpo, encontrándome pedazos de piel que, fuera de esta cama, no podría si quiera conocerles el color.


Me escondo entre mis sábanas y paseo tu cuerpo por el mío, no existes, pero estás aquí y yo aquí soy dueña de todos tus pensamientos.Y pienso en ti, que lo último que te imaginas es que te pienso y se encienden velas a mi alrededor, se derriten en las yemas de mis dedos y si quiero, a la mitad del camino, te vas y viene alguien más.

Me gusta imaginar que conecto con tu mente cuando te pienso, pero tú no sabes que te pienso, que te rodeo con mis piernas y te encierro en mi centro, lleno de calor. 

Me gusta imaginarte, pero tú no sabes ni que existo.

No hay comentarios: