14.11.13

Está bien, hazlo otra vez.

He vivido engañada todo este tiempo. Estoy despertando de una realidad que embarré con besos hipócritas para poder llorar por la noche y sentir un abrazo sincero. 

Creí que yo te había inventado porque necesitaba tu adoración. Creí que te había diseñado a mi antojo, pero siempre hay letras pequeñas en el contrato y estas decían que en algún momento ibas a patear el tablero, porque siempre tengo que sabotearme y yo te di las llaves de mi casa y tú fingiste bien que te gustaba rodearme de tu cuerpo y de pronto: la estocada final, el broche dorado clavado en mi corazón.

No me haces el amor, no me miras a los ojos, no te pierdes en mis piernas, no estás más y yo pienso en ti. Pienso en el momento exacto en el que rompiste mi guión y te dedicaste a ser el antagonista que nunca debió ingresar a escena. 

Hoy escribí "no más" en el cuaderno en el que tengo tu letra con otra mentira inventada por mí. No más.

No más.


Nunca más.

No hay comentarios: