16.12.13

Tú me gustas más.

A veces parece que no quieres nada más que llamar mi atención; y yo tengo que admitir que desde que te vi no he pensado en otra cosa que no sea tenerte cerca.

Tu voz llega desde cualquier lugar y me desespero por encontrarte. Sé que estás ahí, sé que estoy siendo muy evidente, sé que lo notas y te gusta. Tú me gustas más.

Me despierto pensando que hoy no pensaré en ti y siempre pierdo. Es tan pronto y tan profundo, como tú, tan pronto, tan niño que quiere hacerme creer que es grande, tan llena tu boca de palabras que por más que trate de evitarlo, me hacen reír.

Me miras fijo, yo bajo la cabeza porque no puedo permitirte verme de verdad, porque mi miedo siempre está ahí y trato de ocultarme para que no nos descubras. Casi como por accidente nos tocamos y yo me divido en los pensamientos y no sé si darle crédito a mis ilusiones o a la realidad -a estas alturas no sé cuál es cuál- sospecho que sientes que tiemblo ligeramente por eso sigues mirándome, por eso sigues accidentalmente acercándote a mí.

Cuando te miro desde lejos repito como un mantra que voltees si gustas de mí y hasta ahora no ha pasado, algo me dice que sí, como sea, tú me gustas más.






No hay comentarios: