1.7.14

.

Cuando estoy sola, pongo mis manos una sobre otra, enrosco mis dedos y pienso en ti. Las presiono fuerte, me acaricio las palmas con las yemas, recuerdo cosas que dijiste, cierro los ojos un segundo, lo suficiente para irme lejos de la soledad, presiono mis manos más fuerte y pienso en ti.

Tú estás en todos lados, en cada parte de mi piel, en las marcas de mis brazos, en mis labios. Tus manos eran tibias, fuertes, amplias. Tus manos sobre mi cuerpo, tus manos sobre las mías. Pienso en ti.

Estoy sola y pienso en ti, junto mis manos e imagino que estás conmigo, que estás tomando mis manos entre las tuyas, que calientas mis dedos fríos. Imagino que estás aquí y que todo va a estar bien.


No hay comentarios: