16.11.14

Otro lugar

Trato de evitarte sabiendo que eres imposible de despreciar, tienes algo que me tortura, que me indisciplina al punto de desviar mi sensatez y obligarme a perseguirte.
Pero también está el otro lado: la novedad, la búsqueda de lo impreciso, la irresponsabilidad en sus ojos, su aroma. Está él, resumiendo.

Él, que poco a poco se entrega, como uno de esos gatos a los que analizamos juntos, temblando de frío en medio de la plaza. 

Juego a acariciarlo, a quitarle el terreno que gana noche a noche, abuso de su compañía y de su necesidad. Manipulo todas sus acciones y obtengo resultados.

Nunca podría volver a ser así contigo. No más.




Entonces, ahora busco en otro lugar.

No hay comentarios: