19.12.14

Fridita

Estoy triste por ti, mi Fridita. Porque no te voy a ver nunca, no voy a saber nada de ti y créeme que es por tu bien, porque te ahorro penas no existiéndote. Te salvo no naciéndote.

En estos días me siento peor que nunca. O es diciembre o es la falta de sueño o la sobra de hambre. O es uno o es el otro; pero he estado callada tanto tiempo que no sé qué más decir.

Mi Fridita, tengo miedo y no te tengo a ti, pero te sufro, te sufro como si hubieses estado y ya no más.



No hay comentarios: