11.12.14

A veces parece que te vas. Que cuando entre a casa no encontraré ni un rasgo tuyo, nada que me recuerde a ti. Los espejos no hacen daño, los platos sucios sobre el lavadero esperando por más, la cocina desbaratada porque ahí estuve, sin ti.

Parece que todo está dentro de lo normal, parece que respiro y que me río y que me alegra cuando la gente me hace cumplidos y hablo de ti porque me doliste en el medio del alma y no me duele más que ya no estés.


Las miradas las tengo encima y el vacío en todo el cuerpo, quisiera decirles a todos que siento tus pasos, siento que vuelves por mí, que en realidad nunca te fuiste, que renegué tanto de ti que me diste la oportunidad de creer que no existes y pasaste desapercibido pero sé que no, sé que estás, sé que nada es lo que parece y que todo es un teatro para evitarme la vergüenza de haber caído, otra vez.


Otra vez.



No hay comentarios: