24.1.15

Quisiera definir si de verdad me gustas tanto. Te pienso más horas de las que tiene el día, te imagino hasta cuando te estoy viendo. Admiro tus ojos, tus labios, conozco los detalles de tu rostro como si los hubiese dibujado yo.
Sueño contigo, paseo en tu aroma y mis manos se empeñan en perseguir un día a día contigo a mi lado, así no estés, porque nunca estás.

Conozco tus defectos y, cada cierto tiempo, decido que no te deseo más, decido que nada de lo tuyo combina con mi vida y te abandono de ella. Minutos más tarde una sola palabra me amarra hasta caer en ti otra vez.

Adoro que recuerdes mis recuerdos, que adoptes mis palabras, que uses mi lenguaje además de mi lengua. Desespero cuando no sé qué más decir, me inundo de angustia, me siento un estorbo y la ansiedad toma la forma de mi cuerpo pensando que te irás, pero no y a pesar de eso, desespero.

Entonces, aún no sé qué es esto, ¿de qué se trata todo esto? Las noches sin sueño siempre significan algo, lo malo es que nunca he sabido dormir.

No hay comentarios: