20.12.15

Halsey - Haunting

Resetea el juego. Confunde a todos los participantes. Miénteles a todos diciendo que no hay nadie más, finalmente, tu verdad es la verdad de ese momento, y está bien. Repite en silencio frases que alguna vez inspiraste, siéntate a acabar el cigarrillo que reemplaza sabores de otras bocas y piérdete en el recuerdo del día que te dijo que le encantaba verte fumar y con una mano en el timón y la otra entre tus piernas te pedía que le pongas tu colilla en la boca. 

¿Por qué estás pensando en él? Ya ninguno de sus recuerdos te quiebra y eso te alivia. No te hace feliz, porque ya perdiste la obsesión por ser feliz, hoy prefieres simplemente no estar lúcida. Como ahora, que te hablo y te enredas en cada palabra tomando largos minutos para procesar lo que te digo y asentir con la cabeza como señal que sigues aquí. 

Hace pocos días viste una de sus fotos más recientes y te alegraste porque tampoco sentiste nada. Luego soltaste una carcajada sinónimo de burla ante toda la situación, tú incluida, y me llamaste en la madrugada a contarme con escarnio cada detalle, a pesar que odias hablar por teléfono. Luego viste una foto diferente y te obligaste a llorar pero sin éxito, por más que lo intentaste ninguna lágrima se suicidó. 

Ya se acaba la temporada, tu pasividad me aterra, no sé si al fin la efervescencia de la vida loca empieza a dejarse domar o simplemente estás tomando impulso para el broche de oro de una obra maestra. 

Me asusta que cada vez que quieres decirme algo terminas hablando de nada, de lo de siempre y casi siempre sin sentido temporal. 

No sé si esperar a que se acabe la calma y el huracán destroce todo, otra vez, o amarrarte las manos para que nunca más quieras hacerte daño.

Miénteles a todos diciendo que no hay nadie más. A todos, menos a mí, que soy quien los inventa.


No hay comentarios: