25.1.16

Bye bye, baby boy

Vuelve la temporada de papel de fumar de cereza. Esta vez sin llantos y sin ti. No sé si un clavo saca a otro clavo pero decidí ponérmelos a todos en la piel hasta limpiarme de ti. Dicen que no es fácil dejar un vicio. Que mi personalidad es más adictiva que propensa a las adicciones. Pero, "nadie te conoce y estoy hasta el cuello de ti, o más arriba". 

Es hermoso dejarte ir. Convertirte en un personaje pasajero que intervendrá cada vez que necesite atar la historia con alguien más. Alguien que posiblemente todavía esté. Al menos lo estuvo hace dos días.


Saboreo el papel que ya no sabe a ti y exhalo un humo que dibuja otros rostros. Me río porque ella roba mis textos pero sufro porque no quiero que me odie. Odio que me odien y sé que lo hacen.



En cada párrafo te vas. Te deshaces lentamente de mis ideas. Tendría que quedarme con algo de ti pero no tengo espacio. Cada vez te recuerdo menos.





No hay comentarios: