28.5.16

Aurum foliatum



Estoy feliz porque al fin te despediste antes de irte. Al menos lo intentaste y me hace bien, porque siempre regresabas, aún cuando las cosas ya no estaban dentro de la casa y había cambiado las cerraduras. Siempre regresabas.

Ahora no lo harás, lo sé. Y si lo intentas dará igual, porque yo no estaré. Pero, no quería hablar de ti, ni de él. Ni de mí, ni de él.

Volver es un camino sin sentido, el sinónimo de alguna definición desconocida. O tan insensato como seguir buscándote a través de las rendijas, y peor aún, encontrarte.


No hay comentarios: