15.5.16

We found love...

La música hace golpes hermosos en mi cuerpo, palpita desde mi sangre hacia todas mis terminaciones nerviosas a la velocidad de la luz. 
El beat me sale del corazón hacia los pies y hacia el resto de la tierra. 

Todos los colores se ven mil veces más fuertes, mi piel tiene poros, capas nuevas, espacios que nunca antes había visto y hasta mi saliva tiene sabor, sabores. 
Nuevos sabores. 
Montones de sabores.

Tengo los ojos abiertos, pero mi yo de este momento no lo sabe a ciencia cierta. En el golpe del final de esta canción apareces tú. Me miras fijo porque sabes que ambos sentimos todo y pones tus dedos a dos centímetros de mi piel, te mueves, me diriges. Soy tu marioneta y no me estás tocando si quiera. 

Despierto a las cuatro de la madrugada contigo al lado y aunque el efecto ya pasó, todas las sensaciones se mantienen.


No hay comentarios: